Buscar ocasiones para relajarse entre árboles, tomar contacto con la naturaleza, ejerce un efecto reparador y liberador de estrés sobre la mente y estimula nuestro sistema inmunitario.

Japón, es uno de los países del mundo que más estudia y practica sobre el gran beneficio que tiene para nuestra salud, estar en contacto con la naturaleza. Hay estudios que lo demuestran, “bañarse en los bosques” relajarse entre árboles de una forma regular, con practicarlo una vez a la semana basta, para sentir esos beneficios.

Y entre los numerosos beneficios están, el refuerzo del sistema inmunitario, mejores digestiones y un sueño más reparador.

Caminatas por la naturaleza, caminatas de serenidad, es no sólo hacer actividad física, si no es mucho más, conectar con la esencia natural del ser, poner atención a lo que verdaderamente importa, poner consciencia en cada momento, en cada olor, en cada sonido, es plena atención, atención plena…. meditación en movimiento.

Ir a la montaña es volver a casa, a nuestro verdadero hogar. El reposo de la naturaleza nos hace volver a sentirnos vivos!!!